¿Qué es el Café-Debate?

Contado por alumnos

El Café-Debate en líneas generales se podría considerar como ese espacio de convivencia dónde nos vamos a formar para un futuro que cambia con mucha rapidez.

Pero no es solo eso, para nosotros los alumnos, el Café-Debate es un momento donde podemos compartir opiniones, expresarnos libremente y aprender a razonar y a argumentar, y todo esto de una forma distendida, con alumnos de distintos cursos y grados. Sin olvidar, que todas las semanas tenemos café y galletas para acompañarnos y que se haga más cercana y amena la sesión.

Una vez a la semana, de 15:00 a 16:00, nos juntamos todos para tratar temas de interés y actualidad, además de aprender con alguno de los expertos invitados que vienen a darnos charlas y formaciones. Las sesiones son muy variadas, vamos alternando formaciones con temas serios o polémicos y actividades divertidas, de forma que aprendamos a expresarnos y a manejarnos en situaciones distintas. Todo esto siempre de la mano de una de las principales características del Café-Debate, el “buen rollo” y el respeto, ya que al fin y al cabo lo que buscamos cuando hacemos algo es sentirnos cómodos.

Frente a la reciente situación causada por el COVID-19, los alumnos hemos podido seguir disfrutando de esta actividad, pero ahora en formato online, que, aunque no es lo mismo, podemos seguir haciendo lo que nos gusta 2 veces por semana y compartir nuestra opinión con el resto.

Con estas sesiones online se nos hace más fácil llevar el confinamiento ya que sin poder salir de casa, muchas veces no sabemos cómo seguir entreteniéndonos. De este modo, el debate nos ayuda a no caer en el desánimo, seguir compartiendo nuestra opinión y además podemos hacerlo desde cualquier lugar.

Junto a todo lo comentado anteriormente, a los alumnos se nos ha dado la oportunidad de seguir creciendo a través del Café-Debate, ya que se nos invita a ser nosotros quienes organicemos y dirijamos las sesiones, lo que supone dar un paso al frente y coger responsabilidades. Esto también nos ayuda a ser más creativos, proactivos y dinámicos, competencias que nos van a ser muy útiles en un futuro que cada vez está más cerca.

En definitiva, el Café-Debate es una gran iniciativa que, por encima de todo, nos ayuda a pasar un buen rato, conocer gente nueva y sentirnos cómodos compartiendo opiniones con ellos, aunque, sin duda alguna nos permite aprender y formarnos para algo que siempre va a estar ahí, el futuro.